lunes, 24 de marzo de 2008

Lunes 24

...otra vuelta por la ciudad, por el mismo lugar de siempre, que siempre es diferente.

Fotocopias y el libro verde de orgánica (:P) en la mochila, unas facturas en el camino y a leer un poco al aire. El pasto estaba alto y húmedo pero había pocos habitantes en el lugar, la no necesidad de sol hace que uno pueda conservar
la soledad, aunque, no por mucho tiempo. Primero: una madre con dos niños que encontraban muy atractivo bajar la lomita corriendo, distorsionaron el sonido del lugar. Por suerte uno de ellos se cortó con algo, eso por andar en hojotas, y se fueron rapidito. Segundo: descubrí que el lugar que había elegido para morar era el centro de encuentro de vecinos y perros. La primera en venir a saludarme fue una delgada negrita muy inquieta, marca perro, de collar rojo que se hizo amiga, los demás eran muy copetudos.

Terminado el texto, llegado el fresco, humedecida la lona y con el agregado que el último perro en arribar incitó el ladrido de los ya existentes, decidí que era hora de juntarme y partir.

El domingo pascual mi madre me dio unos fascículos que salen en Clarín “las mujeres más bellas de la pintura”, los había guardado para mí (ya les dije que me malcrían entregándome papeles, ah y remeras rayadas :)). Mientras pasaba sus hojas me dieron ganas de vol
ver al MNBA pero a ver aquello que por años había dejado de ver: la exposición permanente, quizá buscando alguno de los cuadros que ahí mencionaban y se podían ver en esta ciudad.

Como estaba a un par de cuadras me acerqué al museo, a pesar de ser lunes, estaba abierto. (Pesa más feriado que lunes, creo que esto se debe a los turistas) Estacioné la bici y
entré. En seguida noté algo raro, la entrada estaba diferente, me di cuenta que hacía unos meses no pasaba por ahí. Ahora el hall de entrada quedó mucho más libre, amplitud que le da un toque de distinción. El guardarropas esta al subir las primeras escaleras internas hacia la derecha, y a la izquierda hay una ventana con un señor de informes. Quitaron el mostrador grande y el puesto de ventas. Como nadie me interceptó para que deje la mochila, y como era pequeña, entré con ella. Había mucha gente en esa primera sala y muchos cuidadores, enseguida uno de ellos, con handy en mano, metiendo un poco de miedo, se me acercó para pedirme que lleve la mochila delante. Acaté las órdenes y me dispuse a recorrer. No habían pasado ni dos cuadros que escucho como una voz masculina muy estricta, venida desde el más allá, enuncia: Por favor manténgase alejado de la obra, luego una voz femenina, mucho más cordial, repite lo mismo en inglés. ¡Caramba! ¿Esa advertencia con la cual nunca antes me había encontrado, es para mí, o se emite con una frecuencia dada? Por las dudas me alejé del cuadro y, disimuladamente, traté de observar un poco la sala y el movimiento de sus habitantes, esperando encontrar aquello que activaba el sermón. Pronto desistí, no quería convertirme en un detective ni poner mi energía en otro lado, y continué con mi meta escuchando cada tanto la voz. (Pero me quedé con la intriga así que volveré a dilucidar el misterio). Otro dato curioso es que la voz hispano parlante es mucho más rígida que la inglesa. Barbarie y civilización pensé, ¿por qué será que necesitamos que nos reten más fuerte?

Recorrida hasta la terraza, uno de los lugares más lindos del museo, desde donde se puede ver la facultad de Derecho, el puerto y cielo, mucho cielo, además de esculturas. El tercer piso esta destinado a la fotografía y ahora hay una muestra, sobre los orígenes de la misma en argentina. Muchas de las fotos son copias actuales de otras muy viejas, que ya he visto, pero había dos daguerrotipos guarda
dos en un estuche similar a un camafeo, o esos viejos colgantes que pueden abrirse para ver una imagen o una foto, que incitaban al robo. Resulta un gran atractivo para mí ver fotos viejas. Los rostros, las ropas, las calles, los productos, las expresiones, todo me entretiene por un largo tiempo.

Al salir de la sala de arte nacional, me quedé con las ganas de algún Cándido López* pero recordé haber leído en algún lado (dioramas, quizá) que algunos de sus cuadros estaban en el Museo Histórico Nacional. Entré a una sala vecina y tuve suerte, o alguien estaba metido en mis pensamientos, la muestra “Las armas de
la pintura” La Nación en construcción 1852-1870, incluye tres de esos cuadros tan bellos de la Guerra del Paraguay.


Me fui contenta con ganas de volver con más tiempo a obras o épocas puntuales. Mientras subía con la bici por Agüero pensaba cuanto disfruto de vivir en esta ciudad… en otoño.


* El documental Cándido López, los campos de Batalla, no me pareció muy bueno. El objetivo del director en poner la cámara en el mismo lugar que el ojo de Cándido y hacer con eso un documental fue un poco estúpido y lo hizo muy aburrido, pero se recomienda igual porque se rescatan algunas cosas. Recuerdo que lo mejor y más entretenido fue el testimonio de los paraguayos y la mirada de esa región noreste, un tanto desconocida. Si vas a hacer un documental sobre alguien que pinto la Guerra del Paraguay, antes leé algo del tema, digo de pronto me parece.

10 comentarios:

cr dijo...

Mi no mención al feriado de hoy (y ya la hice) puede parecer una mirada apolítica, sepan que no creo que eso sea factible porque me parece que nadie, por más burbuja en la que viva, puede escapar a la política.
Mi mención al 24 es esto: disfrutar y aprovechar al máximo aquello que tenemos, y tratar de que el alcance sea para todos. Lamentablemente sé que eso no va a pasar nunca. Pero hasta ahí llego, habrá quienes hacen más… por suerte.

Mi segunda mención fue pensar en mi amigo Marcus porque sé que sufre en el recuerdo de estos días.

Anónimo dijo...

che ya que estamos con el arte dense ua vueltita por acá:

http://www.hitachi-hitec.com/global/em/nanoart/

es una cosa medio aparata lo sé..pero es muy harmosa!

cata

Anónimo dijo...

Hola,

soy josé. Coordenadas más precisas podrían ser UNQ-sociología de la ciencia-tsai ming liang. Por lo que ví antes, estuvimos el mismo día en el recital de Jarvis Cocker. En mi caso fue de pura casualidad. Un amigo consigue una entrada, no quiere ir, se la ofrezco a mi novia pero tengo que ir yo a retirarla porque está a nombre de mi amigo. Una vez en la entrada, me dicen, ¿eran dos, no? Antes, mi novia me había dicho, si te ofrecen una entrada más y no aceptás te mato. Así fue como terminé viendo el recital, muy bonito por cierto.

Saludos.

Erica dijo...

Hola José tanto tiempo!
hace unas semanas vi en un cine chiquito a la vuelta del obelisco, el cartel de la peli de la sandía! enseguida me acordé de vos..saludos!

cr dijo...

¡cata = aparata! En el labo hay un almanaque de miscrosccopías que es una hermosura, no veo la hora de que termine el año para hacérmelo.


¡Hola José! Que alegría que pases por este sitio. También me acordé de vos cuando estrenaron "The wayward Cloud", además ayer te nombramos con Germán, es que el sábado en La Lugones dan "I don´t want to sleep alone". Ya sos nuestro referente a tsai-ming-liang.

Que bien tu novia llevándote a ver a Jarvis, hermoso show.

Saludos

Anónimo dijo...

Hola,
ví que la daban este sábado y, por supuesto, volveré a verla. En otro orden de cosas, tengo unos trabajos terminados o por terminar, de los que resulta que soy el autor o el co-autor. Son sobre historia de la ciencia en la Argentina, uno de ellos sobre la producción comercial de inteferón y el otro sobre Sacerdote de Lustig y la llegada del cultivo de tejidos al país. (este último es la tesis de maestría, cuya defensa tuvo, como curiosidad, al Rector de la Universidad como jurado). Si quieren se los paso y me critican, cuestionan, etc.

cr dijo...

mmmmmm ¿me daran ganas de volver a ver esa película? No sé, hay imágenes que quiero que se me guarden más en la memoria, así que quizá vaya, además ese final es maravilloso.

Turca dijo...

No podés... ...Por suerte uno de ellos se cortó con algo no sonó muy lindo :)))

Te leo hace rato pero me da pudor comentar :S

Besosssssssssssss.

cr dijo...

Hola turca, no te aflijas que el niño salió ileso, fue sólo un raspón.

Gracias por pasar y comentar, a veces no me doy cuenta que hay más lectores.

saludos

Anónimo dijo...

AHAH!!..esperen que me peino..hay gente leyendo las barrabasadas que uno pone..! ;)
cata