miércoles, 26 de marzo de 2008

Me and the… alumnos

Recién llevamos 4 clases y ya tengo mis alumnos preferidos, con quienes he perdido dignamente toda autoridad, aunque aún no me tuteen (no se rían eso es terrible, pero también divierte). Ellos son Romina, David y Damián, quienes le ponen un poco de onda a las clases de los miércoles a las 9 a.m.. Damián siempre llega a eso de las 10, según sus propias palabras, no logra levantarse antes. David logra levantarse y llegar pero no desayunar, entonces se duerme en clase. Romina, en cambio, esta siempre enchufada. Ya les advertí que a mí también me cuesta levantarme, pero no puedo llegar después de las 9.

Hoy nos tocaba hacer el TP en la sala de Internet. Después de la teoría, en la que hago esfuerzos sobrehumanos para que no se duerman y participen contestando a alguna de mis preguntas, subimos hasta la sala. Ellos, gracias a todos los dioses inventados por la humanidad, y a los que no también, son sólo 10, y disponían de una computadora para cada uno. El objetivo era trabajar con excell y hacer diferentes tipos de gráficos.

Instalados, comenzó el show:

Yo: ubíquense donde quieran tienen una computadora para cada uno.

Romina: Profe no podemos hacer el trabajo de a tres.

Ale (la otra docente-ayudante que me gana en eterna adolescencia) y Yo, en tono ríspido: NO, tienen una para cada uno.

Romina: ufa, ¿pero podemos “charlar” mientras trabajamos?

Yo: Sí claro, pueden conversar con sus compañeros y consultar cosas. ¿Cómo no van a hablar?

Ni bien se instalan veo que estos tres, el resto no lo hizo, abren el Messenger. En realidad es uno que yo ni sé como se usa que se baja en el momento o algo así.

Yo, enojada o intentándolo: CHATEAR NO ES HABLAR… Sí, sí, soy una vieja, ¿y qué?

Damián, haciendo que escribía en el teclado con sus dos manos: Bueno hacer esto es como hablar.

Eso fue sólo el comienzo. La clase duró hasta las 13 hs y terminamos agotadas.
Me divierto mucho con los alumnos y las clases, odio despertame temprano y luego hacer un viaje molestísimo de Bernal a Ciudad Univeritaria a las 2 de la tarde. Viaje que me lleva como dos horas y que implica que siga trabajando, o haciendo que, unas horas más. Pero no me importa.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Jajaa!!..que gracioso..si las máquinas de la universidad no te dejar instalar el messenger pero se puede entrar al web messenger o a otros así on line..(quien yo???? chatear en horarios de trabajo..nooohhh)
cata

cr dijo...

Eso mismo nos dijo Romina: "pero si cuando yo voy a los laboratorios veo que ustedes tienen el messenger"

A mí no me molestaba que chatearan, siempre y cuando terminen a tiempo el trabajo. Damián y Romina se quedaron chateando, pero al otro le costaba más... casi que termina con el monitor incrustrado en la cabeza.

Otra de la semana pasada:
David:usted tiene cara de maestra

yo: Te voy a matar, no sabés cuanto te va a costar esto en el parcial.

El miércoles sale nuevamente el tema de la maestra...
Damián: Cecilia Jacinta Reche

Yo me largué a reir.

Noelia dijo...

Yo tengo un alumno que la conoce a Vicky y ya me vio que andamos juntas y me pregunta por ella...!!!! Eso no va a terminar bien, jejeje

Jorge dijo...

"pero si cuando yo voy a los laboratorios veo que ustedes tienen el messenger"
jaaaaaaaaa q caradura! eso se contesta "pero yo ya me recibí"

cr dijo...

Noe: a mi Victoria me preguntaba por una alumna del año pasado, ja. Pueblo chico...

Jorge: que peligro, ud. no le muestre esto a los alumnos, que yo no soy tan sociable.