martes, 27 de marzo de 2012

Ambrosía para un mal día para positivar

Una parte de té negro,
una parte de té rojo,
canela en rama bien hilachada,
y un rayoncito de jengibre.
Miel para endulzar.




Cecil Taylor para desquiciar un poco el fin del día.
Si tienen tiempo para leer, yo lo tuve una noche de verano, la biografía escrita por Aira.



El gato naranja indignadísimo,
al grado de: no te dejo nada parado en los estantes.
No le gusta quedarse solo.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Pobrecito!..pero que guacho!
cata

cr dijo...

Un amor!

Fernando Terreno dijo...

Lei el Cecil Taylor de Aira y me gustsó. A su vez me llevó a preguntarme porqué "nuestros" (¿?) escritores escriben tantas cosas sobre personajes norteamericanos: las columnas de Juan Forn en Página,este cuento de Aira, el mismo El perseguidor de Cortázar siguen las firmas. ¿Tendremos un gen cipayo en nuestro ADN o son tantos años de colonización cultural?
¿Sabrán estos autores algo de Remo Pignoni, de Montbrun Ocampo, del Cuchi Leguizamón, de Arsenio Aguirre, Ciriaco Ortiz, de Cedrón, de Arolas, de Regules, de Mafra? ¿Más aún, sabrán de su existencia?
Bueno, a me fui para otro lado con el comentario.
Yel gato, coincido con Cata.

andal13 dijo...

Lo hizo adrede, para que te prepararas ese cóctel de té y jazz.
Al final, el gato tenía razón.







Como siempre.

Rob K dijo...

Probaré su receta, se adivina muy apetecible. En cuanto a gatos, batalla perdida: siempre se salen con la suya.

Saludos, cr.

Alberto Pez dijo...

Si hay dedos de pianista que hacen lo que se les canta cuando se los pone sobre las teclas esos son los de Cecil Taylor...puro free jazz...
Uno de mis gatos es naranja...en total suman cinco y para nada les gusta quedarse solos; los estantes a la buena de Dios.

cr dijo...

Fernando: para mí que son los años de colonizados que llevamos.
A veces me pasa algo parecido en las clases, cuando hablamos de ciencia y estamos todo el tiempo con la cabeza metida en occidente, me critico no llevar textos que presenten la cosmovisión del mundo que tenían y tienen los pueblos originarios.
De todos los que mencionás solo sé de Cedrón y del Cuchi, que es el más grande. ¡Mirá toda la tarea que me diste!

andal 13: toda la razón del mundo y las discusiones con él siempre son en vano.

Rob K: amén.

Alberto Pez: recién estoy descubriendo ese mundo del jazz, en próximas entradas quizá me atreva a decir algo más, de momento disfruto de estos dedos de pianista.
Por ahora el espacio reducido nos impide otro visitante felino, pero en cuanto tenga un jardincito voy por maullidos variopintos. Así no se queda solo.

Abrazos para todos y todas y muchas gracias por pasar y comentar.