jueves, 9 de febrero de 2012

Toda la vida tiene música hoy

Yo no soy fan de Spinetta. Pero todos los ellos jóvenes sensibles sí. Llegué bastante tarde a su música, eso que algunas canciones son más viejas que yo-algunas odiables de tanto que se han escuchado-, que broder como buen fanático y coleccionista del rock nacional debe tener todos sus discos en sus estantes, que otras de sus canciones sonaban horrores en épocas en las que comenzaba a acercarme a la música, que Ceratti hizo una versión buenísima de “Bajan” en Amor Amarillo. Pero en ese entonces Spinetta era distante. Llegué a su música hace unos pocos años, me la acercaron los ellos, generaciones posteriores a la mía que rescataban la música de los 70; y mi amigo Marcus, contemporáneo del flaco, fanático de Almendra y Pescado Rabioso, porque era su música de la juventud y desde entonces, parte de él. Así fue que hace unos años escuché con atención “Almendra”, de ahí en más fui -y me fueron- atrapando sus canciones. No me hice fan del flaco, pero empecé a querer y sentir su obra, y a sorprenderme por cada verso nuevo que sabía luego era de él. Ayer me puse triste, la noche anterior luego de una bicicleteada nocturna bajo la lluvia, me había dormido, pero no de aburrida, escuchando al flaco. ¡Mañana es mejor!


3 comentarios:

Rob K dijo...

El tipo sabía cómo emocionarnos y hacernos llegar a mundos de sensibilidad extrema. Un privilegio haberlo tenido con nosotros.

Saludos, cr.

andal13 dijo...

Tampoco soy fan de el flaco, pero el mudno es un poco más inhóspito desde que él se fue.

cr dijo...

Tenemos las canciones, a mí me quedan muchas por descubrir.