jueves, 27 de marzo de 2008

La felicidad es artificial

Había hecho una introducción de cómo llegué a escuchar a Gabo Ferro, de todo lo que escuché dos de sus discos estos últimos meses, de las canciones hermosas que tiene, del miedo que tenía de acercarme a él; pero prefiero decir lo de siempre, alguien que se plante en un escenario con una criolla con muchas ganas de cantar un puñado de canciones bellísimas: me puede. El sábado encontré eso y además una gran afinidad entre el músico y el público. Ganas desde ambos lados de escuchar canciones nuevas y viejas, de construir un momento de calma que se disfrutó. Debo agradecer a quien pidió “Como tus zapatos”, yo no me consideraba con autoridad.

Un fragmento del show:



Gabo Ferro en el centro cultural caras y caretas - 220308.rar

4 comentarios:

Anónimo dijo...

La felicidad es que? ;)
te quiero hasta el infinito y mas alla
e

cr dijo...

mayo, mayo, mayo, mayo!!!!

Alejandra dijo...

ja, acabo de dejarte un comentario por el reclamo, y ahora leo este post. Yo también estuve allí. Fue mágico.

cr dijo...

Una nota muy acorde de Clarin: http://www.clarin.com/diario/2008/03/25/espectaculos/c-00402.htm