sábado, 22 de septiembre de 2012

Mañanas

A veces pasa que me despierto temprano. Pasó que anoche no me acosté muy tarde (por lo que aún tengo un trabajo pendiente). Además, ayer sin obligación de madrugar dormí un poco más. Encima por el equinoccio filtra el sol a través de las hendijas de la persiana y dibuja las paredes, los objetos, y a mí me encanta ver ese momento de claroscuros, de lucha de luces y sombras, de persistencia de la oscuridad que ya no es total. Ese momento que pronto se pierde para dar salida al día.
Entonces el gato se apiola que estoy dejando la duermevela y empieza a trotar. Va y viene, se me acerca y me dice cosas con su sonido de burbujas, usa mis costillas como trampolín de despegue para sus vuelos, arroja objetos hasta que me levanto a preparar el mate. Luego de un rato, se instala en el balcón, el equinoccio le trajo a él múltiples sonidos de los pájaros vecinos. Para ese momento ya tengo el amargo en mis manos y el pan untado -¡qué bueno que aún emana ese olor mezcla de levadura, leche, manteca del pan horneado anoche!-, aún no hay radio, ni música, los sonidos de la calle que apenas se perciben, se disfrutan. Los pájaros se imponen. Pienso que quiero escuchar y voy a su búsqueda... Desayuno, Francisco Bochatón.

4 comentarios:

cr dijo...

Perdón si aburro con el gato, pero no ha pasado nada interesante en este tiempo.
Ahora seguí con esta música: http://youtu.be/9pMuAgsZ2oo

Betina Z dijo...

Es lindo asomarse al día antes de que se haya instalado del todo y ver cómo todo -anche uno- se va despertando.
Y me gusta leerlo, porque pocas veces lo experimento (ay, soy tan poco diurna...).
Y qué rico el olor del pan casero!

Un beso
ps: a mí no me aburre JP y su "sonido de burbujas :), al contrario...

T. Rex dijo...

Amo el silencio de la mañana, con esa calma que tan perfecta y naturalmente describiste.
"Velvet...", un disco raro, adelantado a su época si se quiere, muchos lo marcan como una gran influencia, en cualquier momento subo un post que estoy preparando sobre ese gran álbum y sus historias.
Saludos cordiales.

cr dijo...

Betina Z: por suerte a mí tampoco me aburre JP, y se ve que es recíproco porque hoy que se puso más fresco no me lo pude quitar de encima.
En cuanto a los hábitos, son un poco extraños los mios, soy diurna y nocturna, igual el segundo es el que gana por placer y el primero se impone los días de trabajo.
Gracias por pasar, un beso.

T. Rex: me alegra saber que hayas percibido esa calma. Lindo disco espero la reseña. ¡Saludos!