lunes, 4 de abril de 2011

Alfiler de gancho

Hoy salí de casa y en la puerta del kiosco dónde compré la tarjeta para el celular, me encontré brillando en la ranura de una baldosa un alfiler de gancho. Acero inoxidable impecable, nada deformado, de tamaño mediano y bien seguro. Lo levanté y guardé en el bolsillo de mi vestido.

(Los alfileres de gancho son de esos objetos imprescindibles que deben estar en algún bolsillo, o rincón del bolso, o a la vista, siempre ayudan. Pero estos ganchitos, además de útiles, son bellos.)

Mientras guardaba el objeto en mi bolsillo pensaba que significado tenía encontrarse un alfiler de gancho en la calle, que me iba a suceder, cuándo… Unas horas más tarde lo supe: lluvia, lluvia y lluvia como baldazos, justo cuando salís de Guerrín. Así que ya saben, lo bello tiene sus chubascos.

7 comentarios:

andal13 dijo...

Siempre me llamó la atención que los españoles le llamaran "imperdible", cuando evidentemente, se pierden... ¿o será que se escapan?

cr dijo...

Se escapan, no sé de qué pero...

cr dijo...

Y mis zapatitos anaranjados, que ya están en sus últimos días, empapados.

andal13 dijo...

Es que el otoño, con sus zapatos marrones de suela de goma, está recordándole al verano de que ya es hora de irse...

Rob K dijo...

Más de una vez, para prenderme el número identificatorio en alguna carrerita pedestre, me desespero revolviendo cajones en pos de un alfiler de gancho.

Objeto elusivo, si los hay...

Fernando Terreno dijo...

Una sorpresa la del alfiler de gancho. Es muy cierto que resume la funcionalidad y la belleza. A partir de ahora será el arquetipo del diseño "funcional".
¿Te acordás cuando salió una línea de diseño "funcional"?
Lo gracioso era que de funcional no tenía nada. Las planchas se hacían con unos diseños aerodinámicos como si fueran a moverse a 300 km/hora y, que yo sepa...
Pero que es bello en sí mismo, ¡ES!
y en todos los tamaños. Este sí que no tiene problemas de escala.
Un abrazo

Lo que veo es que como amuleto de la buena suerte no parece funcionar.

cr dijo...

Diste en el clavo andal13, el lunes saqué los zapatos verdes, pero hoy ya volví a los naranjas. No es que no quiera dejar ir al verano, es que el sol aún calienta bastante la ciudad.

Rob K más adrenalina para la carrera pescar el objeto elusivo a último momento, aunque sea por unos kilómetros.

Los objetos de diseño, algunos, son imposibles de usar o guardar... seguramente los diseñadores no los usan. Lo simple y despojado, doblemente bello.

Como los nuevos colectivos, son lo más incómodos que hay para transportar gente, con asientos que miran para cualquier lado, escalones en el medio, escalones elevados para llegar a los asientos, y agarraderas móviles que nunca se agarran. Una inmundicia, seguro que el que los diseñó viaja en auto.

No te creas lo del mal amuleto, a mí me gusta la lluvia, y disfruté mucho de ese chaparrón y de ver como todos nos empapábamos, los cigarrillos no se encendían, los paraguas se quebraban y demás. Buen chubasco.

Saludos a todos y gracias por comentar y entretener por aquí.