miércoles, 17 de septiembre de 2008

Valor agregado

A esta altura del partido sé que el ciclo de cine en la UNQ de los martes a las 19 horas, no le interesa a nadie más que a mí. Quizás lo supe desde un principio, como todo aquello que se sabe desde un principio.

Como sé que el ciclo de cine no le interesa a nadie más que a mí, me puedo dar ciertos gustos:

Pasar una película que no estaba programada, pero que tenía muchas ganas de ver, ahora completa, en pantalla grande. (Esto sí quiero aclararlo, presté la película programada y no me la trajeron, por las dudas siempre llevo películas de más. Hoy había escogido una deliberadamente, y otras, por si era refutada).

Disfrutar de esa película que caprichosamente elegí, sentada en la compañía de dos seres que no podían ser mejor compañía para sacar lágrimas y sonrisas sin preocupación alguna.

Pero por sobre todas las cosas me puedo dar el gusto, y alegrar enormemente, de promover que Tin se baje tres estaciones de tren antes al regreso de su trabajo, y se encuentre con Tin Tin, que se escapó de la clase, un día que quizás no se iban a ver.

Preciosos les pido disculpas, cuando me devuelvan “El odio” se las presto.

2 comentarios:

Manuel Chinaski dijo...

tenes que dar "Once"
belleza

cr dijo...

Manuk, la voy a programar en tu honor. Así anunciarán los afiches con los que voy a empapelar la universidad.