domingo, 27 de enero de 2008

Viejo, ebrio y perdido

Estoy en pedo, no mentira, no estoy tan así, en realidad estoy en ese estado en que si me acuesto la cama seguro se mueve un poco. Estado que me encanta. Pero estoy consciente de todo y por eso escribo. Juiciosa pero sin analizar en demasía.

Vinieron Fran, Cata y luego Roy y comimos panqueques con dulde de leche y de ciruelas (hecho por mí). Charlamos así rapidito, más de un año sin vernos y tuvimos que apresurar nuestras novedades porque teníamos que ir para Parque Lezama. Llegamos tarde para Gabo y vimos desde lejos a Bochatón. No importaba el escenario el placer se debía a estar ahí sentada al aire libre viendo algún show. Llegó Stella. Comimos papas fritas pero sin cerveza porque nos habían negado su venta en un kiosco de por ahí. Malditas leyes urbanas. Están incitando a que me compre una petaca.

Dejamos a Fran con su compañía y nos fuimos a la fiesta en la calle. Lavalle entre Alem y 25 de Mayo. La gente ya estaba bailando, nos unimos y a disfrutar. Me encanta la noche, la ciudad, la brisa, la libertad de movimiento al estar en la calle, bailando. Observar, sacar fotos (la cámara se aguantó un rato) y observar otra vez. La serenidad de los edificios, la algarabía de los bailadores. Llegó un patrullero y nos pidió que vayamos a la plaza. Se juntó toda la basura: botellas de cerveza, bolsas, botellas de plástico.

Terminamos en Plaza Roma, en la esquina del Luna Park. La tierra volaba bastante y nos llenamos de polvo. Tenía entendido por propia experiencia que el correo Central es un lugar de mucho viento, así también esta plaza. Baile. Recarga de provisiones. Ahí me enteré que en la plaza del correo Central hay un señor con un puesto que vende cerveza toda la noche. LA pone en uno de esos vasos de plástico grande y listo. Bueno deme una. Me la tome entera, no mentira la compartí con un par de chicos que estaban en la plaza y nos pedían a todos. Cuando la conversación del niño ya se puso molesta me levanté de donde estaba para seguir tomando. Conclusión: estaba ahí al borde de empedarme y me divertí mucho.

4 comentarios:

cr dijo...

Volvimos con Diego y Roxana en el 152 con un vaso de cerveza, ja. Antes tuvimos que hacer una escala técnica en la estación de servicio de Córdoba y Alem

Me duele mucho la cabeza, pero por suerte mi hígado, vesícula, estómago o lo que sea que siempre molesta esta bien.

Pablito ya llamó 11:40 para que le chusmee de ayer, que lo parió. Me había despertado unos minutos antes.

hojascautivas dijo...

Recital en Parque Lezama, fiesta callejera, el viento de Correo Central, cerveza barata, etc.

Definitivamente tuviste una noche bastante completa.

Muy buen fotolog, de esos que valen la pena volver a regresar.

Saludos

cr dijo...

hojascautivas: Fue una noche muy divertida y sentida. La palabra completa no sé si le va.
Gracias por pasar.

cr dijo...

Nothing matter when we dancing