domingo, 9 de diciembre de 2007

Personal fest 07 día 1

Este año fui al personal como esa gente que va al cine sin tener mucha idea de todo lo que va a ver. Una semana atrás pensaba no ir, pero al final caí, pagué y entré. La carne es débil.
Las quejas son las mismas de siempre, horarios que se superponen, siempre te perdés algo porque las dos cosas que más te gustan las ponen al mismo tiempo en distintos escenarios, esa mala suerte que te persigue. Después estás dos horas sentado mirando pasar gente con peluca porque nada te gusta. Tsss.
La otra queja habitual es el mal sonido, en esta ocasión el peor sonido fue el del escenario Arnet, en la isla, que recibía influencias de los otros tres y se perdía. ¿No prueban sonido antes? En los otros lugares todo sonó muy bien.
La última queja es la del gran comercio que es el festival. Obvio que las bandas vienen a tocar para ganar dinero, algunos lo hacen dignamente, otros estafan, y nosotros vamos a verlas porque nos gustan. Pero más obvio es que los organizadores no hacen esto por un mero acto de difundir la cultura y darle placer a la gente, ellos se llevan mucho más. Por lo que a cada paso que das tenés un chivo o una promo molesta. Pero es lo que hay, la otra que queda es buscar en youtube y mirar las bandas en vivo en tu casa y no es lo mismo. Estamos lejos, y las bandas vienen a tocar unos 30 minutos a los festivales, hay que aprovecharlo. A las personas que no entiendo son a los que van a boludear y no miran más que un tema de alguna banda, supongo que esos no pagan entrada.

Música:

El viernes comenzamos esquivando el estadio principal y a Vicentino, nos fuimos al secundario donde estaban tocando los Moderatto . Por las pantallas se veía y escuchaba en el escenario a uno igual a Ale Sergi. Lo era. Esta banda mexicana luce como rockeros glam metal pero hacen covers hasta de Cristian Castro y son amigos de los Miranda! Algo muy bizarro que divirtió un rato pero nada más.

Rapidito al escenario principal a uno de los shows de la noche: Tego Calderón . Sí, sí no están leyendo cualquier cosa fui a ver al Tego y bailé al ritmo del Reggaeton. Un maestro este tipo, unas diosas las bailarinas, muy entretenido el show. Me gustó el tema del caballito a galopar ¿cómo era? Estuvimos a puro baile con Stella y Vicky como en una fiesta familiar!

Corriendo al gimnasio por los recomendados y aún no escuchados DataRock, unos Noruegos muy inquietos. Fue lo mejor de la noche y tan solo duró 30 min. Fue como estar en la fiesta de fin de año en el gimnasio de un colegio y unos que hasta podías conocer de otro curso, se subían al escenario a hacerte bailar y saltar. Una reunión homogénea entre el escaso público y los amigos del escenario, nada de pretensiones solo disfrute en común. Aplausos! Nos fuimos antes del final porque Coco Rosie ya empezaba, una pena nos perdimos el karaoke de “dirty dancing”.



En el camino nos cruzamos con Andrea, malditos celulares que no enviaban los mensajes y no permitieron el encuentro antes. Coco Rosie ya había empezado, era una de las bandas que quería ver pero fue imposible escucharlas. La carpa de arnet estaba en el medio y al aire libre y se contaminaba por los sonidos de las otras, en especial la del escenario principal. Quizás meternos más adentro pero ya empezaba Phoenix así que solo escuchamos dos canciones tamizadas con conversaciones de gente vecina. Una pena, tenía muchas ganas de verlas pero no era un show para ese lugar. Grrrrrrrrrrrr

Fuimos al escenario secundario por Phoenix. Banda de la que me hablaban mucho y tampoco había escuchado. Nos acomodamos bien adelante pero no volvimos a ver a Andrea. Phoenix es una banda francesa de chicos lindos y elegantes muy al estilo inglés que tanto me gusta. Su público: chicas lindas y putos lindos. El show estuvo muy bien, muy energético, parece que sirvió para quitar la modorra que habían dejado los Dandy Wharhols un rato antes. El público bailaba y cantaba fascinado, el vocalista bajo del escenario y estuvo entre sus fans repartiendo y recibiendo cariño. Yo me aburrí un poco, todo bien tu música, esta buena, sonás bien, tenés carisma pero es como que no aportaba nada nuevo.

El fin de la noche fue esperar sentadas a que empiece Snoop Dog, mirar gente, boludear con la limonada y los hielos en los vasos y salir corriendo sin saber porque. Eso ya lo conté antes.

4 comentarios:

El hombre veleta dijo...

La verdad que me hubiera encantado ver a phoenix y a los dandy warhols, aunque son bandas que con verlas en el youtube por ahora me alcanza.
Lastima que la organización haya sido tan chota, y que la idea de las pelucas demuestre lo triste que es el imaginario de la mayoria de las agencias de publicidad argentinas.

cr dijo...

Mirá los Dandy Warhols parece que estuvieron aburridos, yo preferí ver algo diferente a lo que suelo escuchar, además no es una banda que haya seguido.
Phoenix estuvo muy bueno, hoy tocan en la trastienda.

Lo de las pelucas y todo eso es una perejilada, yo no me detuve pero había cada ridículo con una peluca rosa en la cabeza. A mi me dieron una blanca, le pones unas flores y parece la gorra de la tapa del disco de Blur.

Ahí estoy con el día dos ya vuelvo. Que al pedo estoy! Ojo al pedo, no en pedo.

La fruta vana dijo...

Estoy tocando notablemente de oído, no fui al festival y no me conmueve casi ninguna de las bandas que tocaron. Pero, ¿hacía falta hacer semejante campaña durante semejante cantidad de meses?

Tiendo a pensar que muchas de las gentes que fueron al Personal Fest habrían ido lo mismo sin pelucas y sin cartelones y sin publicidad en la tele, en tanto muchos (¿la mayoría?) fueron a ver a las bandas que no son especialmente mainstream. En otras palabras, si sabés que gran parte del público al que le apuntás es gente que investiga y se toma el laburo de descubrir bandas que no tienen mucha difusión acá, ¿hace falta gastarse una fortuna en avisarles que vienen esas bandas, cosa que probablemente ya sabían, aunque sea por el boca a boca?

Lo vengo pensando desde que empezó la campaña y no me jodía más allá de pensarlo como una comercialización innecesaria de la cuestión, pero cuando me entero que esa pila de guita la podrían haber usado para evitar de algún modo que ensartaran a uno o que aplastaran a dos, me empieza a dar bronca.

cr dijo...

La fruta vana: hacía falta hacer la campaña que hicieron con Soda Stereo?
El festival y esos mega shows son un comercio, deben recaudar más dinero de esas publicidades que de las entradas.
Claro que no es necesario, yo voy por la música y un poco por el evento en sí, es decir juntar gente que quiere ir a ver una banda en el mismo lugar, encontrarse con amigos.
Es más, con semejante publicidad había la mitad de gente que el año pasado, la gente va por la música no por la peluca azul.

Ahora te puedo decir de memoria donde estaba cada escenario y quien tocó en cada uno, pero no me preguntes como se llamaban porque tenían nombres de celulares o marcas que desconozco.

Por eso digo: es lo que hay.