sábado, 3 de noviembre de 2007

Chica rutera (III)


Personas de viernes a la noche que ocian por Corrientes. Calor y calles con muchos autos. Calabazas y adolescentes se dispersan. Un estadio con un show en vivo que se repite una y otra vez. Lisa tiene un amor de ultramar, brilla en la oscuridad... y el amor amarillo sonando en el interior, del coche. Los últimos autos quedan en la panamericana. La ruta 9 es perfecta y los camiones saben de eso. Luces de colores brillantes que intimidan y siguen su meta, recuerdo una escena de Dolls. Charla de viajes, países, idiomas y lugares remotos. Mapas olvidados que cambian con el tiempo. La ruta se mueve, no me engañen, es ella la que se desplaza. Las estrellas agrupadas atraviesan la ventanilla. El logo de Shell flotando cada tanto. Una gran cruz que brilla en San Nicolás (eso antes no estaba); la fe mueve montañas y recursos. Nuevamente entrar a la ciudad, atrás quedó la oscuridad. Más adolescentes en las calles. Heladerías abiertas y mi deseo de visitarlas a todas. Saludo de cumpleaños al chofer y una anécdota graciosa de nacimientos. El viaje fue corto esta vez. Prima Laura me espera mirando "Antes del Atardecer". La conversación comienza con películas y zapallos.

3 comentarios:

cr dijo...

La compleja produción de David Lynch en el Borges
Sábado 3 de noviembre de 2007 | Publicado en la Edición impresa > Ver opiniones de lectores (0) Enviá tu opiniónImprimirEnviar por e-mailCambiar de tamañoPublicar en tu sitioVotar (0)Ya votaste (0) CompartirLink permanente
Menéame
Google bookmark
YahooMyWeb
Newsvine
BlinkList
Digg
Reddit
Del.icio.us

Desde hoy, y durante todos los viernes, sábados y domingos de este mes, a las 18, se realizará en el Centro Cultural Borges, Viamonte y San Martín, un ciclo que comprende las más prestigiosas producciones de David Lynch, uno de los más importantes realizadores de la cinematografía norteamericana.

La versión tan personal de las historias narradas en sus películas, el carácter más o menos autobiográfico de sus elementos temáticos y la estrecha relación que mantiene con sus actores han finalizado por convertir a Lynch en el protagonista indiscutible de toda su obra. Su filmografía da cuenta de ese abismo que separa la apariencia de las cosas, de todo aquello que se esconde por debajo de su superficie, y esa percepción fue configurando un imaginario estético, representado a través de un hiperrealismo expresionista.

Por otra parte, David Lynch, al insertar sus relatos en un mundo narrativo que imita y posee las características y la lógica del mundo real, lo fantástico emerge al tiempo que reduce simbólicamente la distancia entre los textos y los espectadores. Este ciclo es, en definitiva, un ejemplo del talento de ese cineasta que se consagró internacionalmente. El precio de las entradas para estas exhibiciones es de 8 pesos y comprende los siguientes títulos:



Hoy: Cabeza borradora (1976), con Jack Nance y Charlotte Stewart.



Mañana: El hombre elefante (1980), con Anthony Hopkins y John Hurt.



El 9 y el 18: Terciopelo azul (1986), con Kyle MacLachlan e Isabella Rossellini.



El 10: Corazón salvaje (1990), con Nicholas Cage y Laura Dern.



El 16: Carretera perdida (1997), con Bill Pullman y Patricia Arquette.



El 17: Una historia sencilla (1999), con Richard Farnsworth y Sissy Spacey.



El 18: El camino de los sueños (2001), con Naomi Watts y Laura Helena Harring.



El 23, el 24 y el 25 se verán, respectivamente, los capítulos 1, 2, 3, 4, 5, 6 y 7 de Twin Peaks , en los que David Lynch, con esta oscura serie de misterio y suspenso, salvajemente imaginativa, llegó a la culminación de su labor al convertirla en uno de los programas televisivos más aclamados.


Adolfo C. Martínez

Anónimo dijo...

que te diviertas Diosa. Despues contanos si a tus primas les gusta el zapallo.
Besos

cr dijo...

No me llevan a Berlín así que al final no salí anoche. Vengo para acá y no toca nada que quiera ver o no me entero.
Las veladas en la casa de PlanetaX son los domingos a la nochecita y me parece que me vuelvo antes, ja.
No comimos zapallo sino pata de ternera y a la tarde me voy por los helados.
Hace frio, es increíble pero yo me vine de remeritas y hace frio.
Todo bien colorido y divertido por acá.