domingo, 28 de octubre de 2007

Los chicos de sheffield me pueden

Richard Hawley sacó nuevo disco y yo papando libélulas (es que el viernes se vio una invasión de anisópteras por la ventana del labo. Ya que estamos con los fenómenos meteorológicos, el jueves, por la misma ventana, luego de la tremenda tormenta, apareció una franja de arco iris sobre el río. Muy rojo estaba el maldito desgraciado, que bronca me da que siempre se vea más el debilucho rojo que el energético violeta ;)), ¿de qué estaba hablando yo? Sí, del hermoso Lady´s Bridge que salió por septiembre y yo ni enterada.

¿Qué tiene de nuevo lo que hace RH? Nada ¿En qué se diferencia Lady´s Bridge de sus discos anteriores, Coles Corner, Lowedges y Late night final? En nada ¿Por qué me emociono tanto entonces por un disco nuevo? Porque las canciones que hace Richard Hawley, su elegante y envolvente voz me pueden. Por algo ya estuvo colgado en otras 2 oportunidades: La esquina de Trevi, Tres en uno.

Lady´s Bridge trae nuevamente un conjunto de canciones, donde melodía y letra armonizan por igual, nunca una esta sobre la otra, van juntas como en un pacto secreto que solo Richard Hawley puede conocer, salen de los parlantes y envuelven cada rincón de la casa. Las notas musicales danzan embriagadas por el aire, pero si hasta llego a verlas, así, tan real, como en los dibujos.

Richard Hawley le canta otra vez a la ciudad, sus luces, su oscuridad, las calles, los rincones olvidados del lugar en donde nos desplazamos a diario. Sheffield puede ser muy diferente de Buenos Aires, pero eso no importa, el disco es compatible con nuestro movimiento y adaptable a nuestros refugios preferidos. Es ideal para escuchar viajando en bondi o en tren, las ventanas se agrandan y permiten tanto la apropiación de las calles (Tonight the streets are ours), como el fluir libre de las lágrimas (Lady Solitude).


Richard Hawley nos hace bellos y elegantes, nos deslizamos erguidos por las aceras como divas y divos con ropas glamorosas, carteras, zapatos, pañuelos y anteojos robados a los años 50, quien nos ve diferente no sabe mirar, quien nos cree felices, tampoco.


Richard Hawley es un romántico y hace canciones de amor y se podrá decir me cago en el amor como Tonino Carotone, Odio el amor, como canta Rubín, Las canciones de amor han arruinado mi vida como el disco de Pablo Krantz; pero quien pueda vivir sin canciones de amor que arroje la primer piedra, y me explique luego como se logra, quizás hasta pueda hacer el intento, aunque muy a desgano.

Se pueden bajar el disco desde este blog

Un comentario del disco en Super45


Otra nota en español:
¿Se puede cantar al amor como usted lo hace, de una forma tan romántica, en el siglo XXI?
No sé. Yo elijo no unirme a la velocidad a la que hoy se vive. Vivimos en la época de la comunicación, pero la gente cada vez pasa más tiempo sola, o delante de su ordenador. Eso no es comunicación. Eso te impide comunicarte. Sentados en un bar, hablando de nuestras vidas, eso es comunicarse. Tengo móvil, uso el mail, pero soy consciente de que tengo que comunicarme directamente.



2 comentarios:

cr dijo...

Todo esto subjetivamente hablando, no puedo de otro modo.
Quitenme el disco ya!

Anónimo dijo...

gracias gracias
me encanta RH, gracias a vos!
En cuanto vuelva a casa me lo bajo. Viste que se compra online por el precio que vos quieras el nuevo de Radiohead (iba a poner RH pero se iba a confundir). Yo lo se desde hace tiempo pero aun no me lo baje (En cualquier momento dejo la ciencia y me busco un trabajito en Mcdnlds). Beso.