sábado, 18 de noviembre de 2006

Estudio abierto (I)



Ayer viernes inauguré mis visitas a Estudio abierto, este año es el barrio centro el encargado de abrir sus puertas y se dispuso del Correo Central como centro de operaciones. Fui con prima Laura y su co-equiper Fernanda, quienes habían estado trabajando en la ciudad y se quedaron un rato más para esparcimiento antes de volver a Rosario.
El valor de este evento, que se viene haciendo desde hace unos años, es rescatar y abrir las puertas de edificios clásicos de la ciudad que han quedado abandonados definitivamente, como Harrods o la confitería El molino, u otros que a veces pasan inadvertidos, como el Barolo. Pero como siempre digo, estaría bueno que estos espacios queden abiertos el resto del año y nada de eso pasa; el año pasado pudimos disfrutar de un fresquísimo jardín en el Museo de los Inmigrantes, pero ahí quedó todo, no me enteré del uso de ese espacio para alguna otra muestra, será cuestión de ir llevar el mate y una radio.
El otro punto a destacar son las muestras y shows que todos los años se van reiterando, siempre hay figuritas fijas y otras que van surgiendo. Algunos organizadores exteriores ofrecen sus artistas, no sé como será la selección, pero ahí esta luego todo armado por 15 días para que el público disfrute, o no.
Este año el espacio volvió a ser gigante, el Correo Central no tiene fondo o no tiene límites, o los límites son muy amplios y lleva mucho tiempo recorrer cada uno de los rincones apropiados por –no me queda otro término para usar- el arte. Debo aclarar que a mí me compran fácilmente con espejitos de colores, eso no quiere decir que todas las porquerías expuestas me gusten, pero me divierte verlas y me divierte ver la gente viéndolas. Caso especial el de prima Laura que ante dudosas instalaciones decía: “ ¿Y esto que es?”, o cosas como “... pero esto es goma espuma, no, a mí no me gusta”. Por suerte había poca gente algunas cosas interesantes y recorrimos bien, dos, de los tres pisos.

Se habían hecho las 22 hs y el principal motivo de mi visita era ver a Coiffeur, programado para esa hora en el estacionamiento, lugar donde mañana esta Rosario Bléfari, el domingo hay un Baile de salón con un alemán que esta por estos lados, el sábado que viene Leo García, el miércoles 29 La Viernes y el sábado 2 de diciembre Rubín, solo para mencionar algo de todo lo que se presenta. Con horario cumplido, 22:05, Coiffeur estaba cantando en el garage y acompañado solo de su guitarra wiiiiiiiiiii, el público sentado en el piso sucio (mi pantalón clarito quedo enchastrado), en los costados sobre unas tablas y parados se fue incrementando durante el show. Prima Laura y Fer se fueron con el dictamen que dos temas eran suficientes y ahí me quedé sentada, abstraída por las canciones que tanto me gustan, hasta que unos rulos negros se me presentaron delante de Manu para saludarme.


La primera vez que vi a Coiffeur, el año pasado en el CCGSM, dije mmm si me gusta, hace lo que Leo hacía en su momento y no sé porque dejó, pero no tiene una voz tan linda. Las canciones son simpáticas, su guitarra y su pie o mano acompañando el ritmo suenan bien, pero ¿no son canciones un poco teen para su edad?. Dejé pasar ese año sin mayor atención, hasta que lo volví a ver este año tocando en Radio Nacional, luego un día Stella me prestó el disco y me morí del amor por esas canciones tan tontas, tan teen, tan dulces. Lo vi otra vez en el san martín y ups, llegó el reconocimiento y amigos que se suben al escenario a agregar instrumentos a la preciada acústica y versiones distintas de las simples “viejas” canciones, y otra vez, mmm que se yo. De todos modos él es un encanto, y ayer en el garage del correo central lo demostró. El sonido era muy malo, rebotes por todos lados, mezcla de la música que venía de otro lugar y el show estuvo bueno igual, los bises consistieron en Rocio y la nueva que no me acuerdo como se llama pero dice, tengo una lista de películas (...) para ver demasiadas coincidencias no es casualidad (quizás yo la cambie un poco), ambas ya las había cantado pero las hizo para los que llegaron tarde y se las pidieron. Manu quiero el mp3 de esa versión de Rocío que estuvo harmosa, y, ¿qué onda con Coiffeur, pudiste entrevistarlo?
Me fui rapidito caminando por Corrientes al encuentro de las chicas de Rosario, mientras hacía frente al frío cantando hoy te vi reir rocío para mí.

A abrigarse hoy para el personal que ahí siempre refresca de verdad, me despido cantando demasiadas coincidencias no es casualidad...


4 comentarios:

cata dijo...

M.A.N.U entrevistando a Coiffeur?? el movimiento de izquierda argentina&pop!

Anónimo dijo...

bueno, anda poniendo la pava y me llevan con la radio a algun lugar asi lindo.
ec

cr dijo...

Sí nena te llevamos donde quieras, ah falta poco!!!
manu podés contar si lograste la entrevista????

cr dijo...

"coincidimos y no es casualidad, que mala suerte no es casualidad"
asi dice la cancion de Coiffeur que se puede bajar de zonaindie