domingo, 7 de septiembre de 2014

Plazas



Una vez me enamoré en la Plaza Islas Malvinas.
Unos ojos negros y una vuelta a la plaza en una bici blanca que me prestó Guada.
Eso fue hace mucho tiempo,
pero cada vez que transito ese espacio lo recuerdo.
Hoy la crucé sola ya casi vacía de gente y sentí verme aquella tarde de invierno,
dando esa vuelta en compañía.

Me gusta pensar que siempre quedamos como sensaciones,
en los espacios que recorremos.
Las calles, veredas, y plazas no son más que múltiples seres acumulados.
Por eso son tan bellas.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermoso!! Lindo de todo lindor..!
cata

Unknown dijo...

Gracias!

ÁLVARO dijo...

Y ese pertubar de emociones, cuanto de la vida de adolescentes se va quedando en los lugas, en los ricones, en las calles...Bonito recurdo.
Saludos