miércoles, 5 de junio de 2013

Banquete

A veces pasa que le queda un resto de tiempo al día,
y lo destino a prepararme un modesto banquete para la cena: con lo que hay.
Algunas verduras en gamas de verde,
y cortadas a destajo, se saltean en una olla pequeña.
Un poco de condimento, unos trozos de canela y una cucharada de miel para el final.
Mmmm… destapar la olla y sentir que el vapor huele rico.
Unas papas, previamente hervidas, se gratinan con crema y trozos de queso,
el rallador más fino espolvorea nuez moscada.
Los cuencos de colores se llenan,
hay rodajas de pan casero y un vaso de vino.
La mesa parece repleta,
el tenedor alterna en una y otra de las concavidades: azul, verde... se vacían.
El vaso lleno otra vez.
La modorra se adueña del poco resto del día,
las tareas de mañana que pensaba revisar quedarán para el viaje.
Tom Waits carraspea de fondo, el gato duerme.
Unas hojas lejanas suenan detrás de la ventana, entra fresquito,
y todo me envuelve como si estuviera en una fonda de algún pueblo lejano
listo para conocer.



4 comentarios:

cata dijo...

Ahh que rico!, extraño mucho mucho llegar a casa y que me esperen con la comidita que me gusta..Llegué a pensar en "contratar" a la vecina de la planta baja para que al menos un día a la semana me prepare comida! porque cuando llego a la noche siempre sale un olorcito a comida riquisimo de ahi!
cata

Rob K dijo...

Bella forma de atender cuerpo y espíritu.

Saludos, cr.

cr dijo...

Cata, al llegar a casa pónganse a cocinar, lo que sea, es muy relajante de veras, hagan la prueba un día.
A mí a veces me pasa que me da fiaca cocinar solo para mi... aunque el gato es un buen degustador de mis platos.

Mi vecina también cocina lindo, pero nunca me convidó con nada... y eso que más de una vez le dije: "qué rico aroma".

Rob K, si muy placentera.

Saludos!

Alberto Pez dijo...

El gato duerme. Su banquete no fue modesto.
Para ellos:TODO.
¡Si señor!