viernes, 29 de agosto de 2008

A Tod Browning se le ocurrió antes

El viernes pasado gracias a una invitación de Sole*, fui una vez más a una sala de teatro. Admito que el teatro mucho no me atrae, la exageración, los modos, la inmediatez y cercanía con el intérprete solo logran alejarme; pero cada tanto, por h o por b (¿Por qué se usa b y no v, eh?), entro a una sala. En este caso la obra no era más que cinco personas en escena que demostraban sus habilidades para tirarse al piso, saltar, correr, hacer olas, y uno de ellos, algo de música. El público reía, pero vieron que siempre hay gente que ríe y uno no entiende muy bien por qué. Algunas cosas zafaban, claro que hubieran tenido sentido si acompañaban algo más, porque la no historia o eso que no se llega a comprender del todo están bien cuando conducen a algo más, pero la nada representada solo como destreza física: no motiva; aunque a mí me provocó recordar mis incursiones en la danza contemporánea y los quichicientos de moretones y golpes que había adquirido en tan solo tres clases. No resistí más que eso. Por momentos pensaba mirá vos che, todo lo que nunca me hubiera salido. De regreso a la sala, una vez más, lo mejor de toda la obra fueron las luces del fondo del escenario. Dispuestas a distintas alturas, había entre veintitrés o veintisiete (ahora no recuerdo) plafones opacos redondos que se sostenían con pies negros que, claro, no se veían. Luciérnagas gigantes aunque no sé si muy furiosas.

Otro momento que dio para el comentario fue cuando un par de los atletas interpretaron unos enanos, uds ya se imaginan como, y cantaron una canción o algo así. Sole me dijo que parecían “Los Grosos”, con mi habitual desconexión de la realidad y la tv no tenía ni idea a que se refería. Ya terminada la obra, en la puerta comentamos la nada y dije, por lo menos lo de los enanos estuvo bien. Ahí recibí la explicación de quienes eran “Los Grosos”. Hoy masbath subió una foto de ellos, me acordé y fui en su búsqueda en la Biblia que es youtube . ¿No me digan que ustedes tampoco conocían a esta banda que estalla en la tarde de la tv nacional?

Bueno che con algo había que re-comenzar a contar cosas.


*Sole es una prueba más de mi incapacidad de comunicación. Una historia del mundo-pañuelo y caminos que se cruzan, como los que se ven en la foto del título del blog. Algún día la contaré.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

OH my...que horror!!!
bueno supongo que ellos serán felices haciendo eso...si es así, esta bien..yo me acordé de PTinto claro..
Che tu incursión en la danza contemporánea se pareció a la mía en(leer con acento y ojos achinados): el Tai-Kwon-Do del genelal Choi! que en cuanto me pegaron un golpe rajé y no volví más...
cata
PS: la canción de CG ya tiene "el arácnido en tu pelo" y lo de la luciérnaga "furiosa" JAJAJUUAA...me morí! cuanta entomología, pobre Lepera!

El hombre veleta dijo...

No cata, que desilusion. Si hubieras puesto empeño en el Tai-Kwon-Do hoy quizás volvías con una medalla de Pekín (como la Pareto)

Anónimo dijo...

Lo peor era que entrenábamos en el patio de afuera del gimnasio de UNQ y las ventanas del labo dan a ese patio! así que mis ex-compañeros también recuerdan esas incursiones mías...se tiraban al piso de la risa con mi notable parecido al mosquito karateca del capítulo de la Pantera Rosa!
cata

Manuel Chinaski dijo...

jajjajjajaja
eso una medalla para eri
yo dure un dia en karate
y un mes en todos los demas emprendimientos de mi vida
jajjajaja
ya me pongo a buscar lo de los grosos
el sueño de veleta se volvio realidad
la proxima un documental de enanos
besos

Anónimo dijo...

HOLA Manuch!!! y eso que vos tenés ancentros olientales..
cata

Anónimo dijo...

tu incursion en las artes marciales fue mucho mas larga que la mia en el capoeira (media clase, creo).
e

cr dijo...

¿QUIÉN DA MÁS?

Dios los cria y blogger y las ojotas los amontonan.

Cata me hiciste acordar del general Choi. ¡Cómo me pude perder esa cena cuando mi ex-jefe contó la historia del general Choi!

Tenés razón hombre veleta, yo me la veo a Cata karateca.

¡Hola Manulindo! Me muero si te veo vestido de karateca. Te extrañamos mucho.


eu, a vos no te veo vestida de capoeira. Seguro te divertiste

¡Besos!