domingo, 10 de febrero de 2008

Mis papeles

Si cada vez que salgo a la calle regreso con algún papel (programa de cine + entrada, postal gratis, diario, fanzine, libro, revista, catálogo de colores, etc.) en mis manos o mi bolso y lo guardo, en realidad lo dejo ahí apilado, voy a terminar durmiendo en la plaza. Frase que siempre decía un amigo de mis viejos a su señora cuando ella, diario en la mano, empezaba a ver que nuevo electrodoméstico podía adquirir para su hogar.

Por suerte, y gracias a mi locuacidad y encanto nocturno (risas), no es un problema grave conseguir una plaza donde dormir. Me vino a la memoria cierta noche mientras esperaba largo rato a una amiga usualmente demorada, que uno de los cuidadores de autos de Plaza Cortázar me invitó libremente a compartir su lugar de descanso; mientras me señalaba, en la oscuridad, algo en el piso que se parecía a un colchón. Pero ojo, semejante apertura llegó luego de una cordial charla en donde se tocaron temas varios, en especial soledades y lugares donde pasar la noche. También recuerdo que quiso convidarme con un poco de alfajor y un trago de alguna bebida espirituosa que contenía en una petaquita. No acepté ninguno de los tres ofrecimientos, pero siempre tengo en cuenta ese lugar que tan sincera y cálidamente me fue brindado.


¿A qué viene todo esto? Los papeles que cubren mi espacio. Hoy, mientras esperaba amigos en Juramento y las vías, me metí en la librería que esta ahí, se llama “La porteña”, al ver en un cajón de revoltijos ese número de Pintores Argentinos del Siglo XX no pude contenerme.

Oscar Pintor , nació en la provincia de San Juan el 13 de noviembre de 1941. Su pasión era el diseño gráfico pero inicialmente tuvo que encontrar otro medio para formarse y expresarse, así fue que comenzó los estudios de arquitectura, destacándose en el modo de tratar la forma y el color. Luego, ustedes saben como es, una cosa va llevando a otra hasta que algo, el algo más necesitado, sale a la luz. En su caso, además del diseño gráfico, que le daba de comer, la fotografía se convirtió en su modo de comunicación. “Mil clicks. Mil copias de contacto, Mil veces sufrir la rutina técnica. Hasta atrapar por fin, una palabra, un llanto, un grito. Entonces soy fotógrafo”. Sus fotos son B/N y cuadradas y me gustaron mucho. La que ilustra el libro es de San Juan de 1980.

Hoy estuve sacando fotos por la calle y se siente muy bien, el revelado es otra historia déjenme disfrutar del momento.

Gracias Stella por la Rock de Lux con la nota de Jarvis y Junior Boys. Encima me malcrian, mis amigos ya me conocen y me regalan más papeles.

8 comentarios:

Paterna dijo...

¿En serio te ofreció acostarte en el colchón? Suena un tanto bizarro, no?
Saludos.

cr dijo...

Me ofreció ese lugar, mientras señalaba el colchón, en caso de que alguna vez yo no tenga donde dormir.
Más que bizarro, fue tierno.

Bizarro fue el día que, en la misma plaza, un vendedor de "Hecho en Bs As" nos mostraba que había una foto de él en un número de la revista. Pero como en ese momento lucía diferente al momento de la foto, se sacó aquello que lo diferenciaba: los dientes postizos.

Erica dijo...

siii..ante el indescriptible asombro de unos yanquies que nos acompañaban..

Anónimo dijo...

che esto no me deja postear como cata..

cr dijo...

porque estarás logueada con la cuenta de gmail que esta a nombre de erica.
ja, los yanquies no entendían nada.

uf aqui estoy con mis labores académicos en la unquita

A-S® dijo...

hey! mi mamá también nació un 13 de Noviembre en San Juan, unos añitos antes que el amigo fotógrafo pero bueno...

Una grande ud. Doctora... eso de conseguir comida, alcohol y colchón todo junto y de una.. es de capas capas!!! Cuánto tengo que aprender de ud maestraaaaaa!!!

Saludos desde un 5º piso inaguantable, megabesosssss!

cr dijo...

holaaaaaa anti, tanto tiempo! Vea que yo casi que puedo festejar mi cumple con su madre, no sabía o no me acordaba.

Aprenda de mí, no sabe las sorpresas que se puede llevar.

Saludos desde el paraíso unquiano, FESTEJO PORQUE AUN NO HAY ALUMNOS. Esto podría ser perfecto de no haber detrás mio, una profesora, que mucho respeto y estimo, pero que fuma en el box!
La felicidad absoluta nunca podrá acompañarme.

Anónimo dijo...

Por que tiene mas derecho a la felicidad (y a la salud, pero eso no importa) la que fuma en el box que vos? Espera que vaya yo y hago un kilombo, queres? me ENCANTA hacer quilombo. Lo malo es que NUNCA JAMAS PERO JAMAS consigo lo que quiero por esa via...
TEndre que probar el "push up bra", aunque ya estoy muy vieja para cualquier intento de algo que no sea un escandalo malogrado...
e