miércoles, 30 de enero de 2008

verano



Me encanta cuando mi casa huele a duraznos*.


Hay algo que me duele, además de la cadera, y no se alivia con paracetamol.

*no se preocupen ya abandono el naranja, pero es uno de los pocos cálidos que me gusta.