domingo, 21 de octubre de 2007

Cine en la UNQ

La idea del ciclo de cine surgió mientras Cata y LRW (a.k.a. Lusito) se juntaban para estudiar Sociología de la Ciencia, unos tres años atrás, enseguida la idea tuvo aprobación y apoyo. Al año siguiente, en las clases de Fundamentos de Semiótica y Lingüística, nos unimos el hombre veleta y yo y lo terminamos de pergeñar. En realidad la idea de un ciclo de cine es algo que esta latente en la vida de muchos, uno de mis deseos es que exista en la ciudad un cine abierto las 24 hs, en donde uno pueda entrar cuando se le ocurra y quedarse todo el tiempo que crea necesario: 5 minutos, 1 o 3 horas. No importa que es lo que se ve (bueno esto no es tan así) o si se ve una película completa, simplemente sentarse un rato frente a la pantalla grande.

El cine Pochocho y los pochochos acaramelados vieron la luz por abril del 05. Logramos pasar: El milagro de P. Tinto, ¡Estan vivos! y El loco de la motosierra (versión original), un poco de desorganización por parte del equipo, poca asistencia, pero fundamentalmente, la negación del aula 22 o el auditorio para pasar una película porque sí, detuvo ahí el fenómeno.

El año pasado solo logramos El hombre de mimbre, en un día de bomba; nuevamente la no prioridad del aula nos detuvo.

Este año vuelve el ciclo de cine, recién en octubre, pero por lo menos tenemos seguro 6 lunes para pasar películas, y las que se nos antojen.

Los organizadores cambiaron un poco, esta vez voy con vicky (por fin una de nuestras ideas se concreta!). La temática también ha cambiado, dejamos lo bizarro y verán en la lista películas muy nenas. Además, para asegurarnos el espacio, decidimos hablar con la gente de cultura, quienes me recibieron con los brazos abiertos y nos consiguieron el espacio para las proyecciones, afiches de publicidad pegados en la universidad y difusión en distintos medios de la zona.

El ciclo se llama “antes del atardecer” y va los lunes a las 19 hs en el aula 22.

Comenzamos con Dolls de Takeshi Kitano.


Me encantra Kitano, tanto sus masacres de yakuzas como sus historias más melancólicas y tiernas, Dolls entra entre estas últimas.

Tres historias de amor eterno e incondicional, en un marco visualmente perfecto. Marionetas "bun-raku" abren y cierran el film. Lean acá para saber más, o no.

Los esperamos mañana 19 horas en el aula 22. La UNQ queda en Bernal, Roque Saenz Peña 180 (ahora hay nueva numeración) frente a la Yoli. El 159 B/G expreso los deja en la puerta, es casi un micro escolar pero blanco, el problema es que a esa hora viaja mucha gente.





4 comentarios:

Anónimo dijo...

COMO? QUE 159 te deja en la puerta de la unq?? COMO CAMBIA EL MUNDO!!
Felicitaciones por el ciclo. ANda posteando asi me entero y saca fotos. HAcen pochoclo esta vez? (o con el cerebro de los asistentes se conforman? (chiste para cata)).
Besos
ec
PD: el titulo del ciclo tiene que ver con la pelicula homonima? (vos me recomendaste esa?).

cr dijo...

No hacemos pochoclo porque no tenemos más la olla cerca, además Dolls no da para el pochoclo... veremos para la semana que viene. Yo estoy muy cansada y no puedo con todo.

Quiero agradecer la presencia de: Tin tin que se rateó de la clase, a Martín por salir corriendo del trabajo y pasar por la UNQ, y a la genia de Stella que se vino en el B/G en la hora pico.
A la señora del taller literario de la 3ra edad que decidió ir a los ciclo de cine y a otra chica que no conocíamos.

Para la próxima espero ver más gente.

Gracias prima Laura por la copia de Dolls, ya todos me la manguaeron

El aula 22 necesita mejores parlantes y una compu más rápida o un DVD, para el final de la peli se empezó a trabar y yo quería matarla... no quise cortarla porque se que ya terminaba pero era molesto y me dio mucha bronca.

Anónimo dijo...

gracias por la magia ! me gusto el aula 22 y la unq en general !
Dolls esta MB , Kitano siempre tratando el tema de la lealtad me emociona .
besis
Stl

cr dijo...

Sí, Dolls es hermosa. La había visto en el bafici 3 años atrás y ahora la volví a ver un par de veces antes del lunes, el lunes y me sigue cautivando.
Lástima que no llegué a ver Escenas frente al mar en la lugones la semana pasada...