domingo, 15 de julio de 2007

Los próximos pasados

La historia absurda de un mural encerrado desde sus orígenes


Mi interés por el documental Los próximos pasados, de Lorena Muñoz, estuvo promovido más por ella, que me había comprado con Yo no sé que me han hecho tus ojos, su trabajo anterior, que por el mural de Siqueiros. ¿No me van a negar que la historia de un mural que fue encerrado y olvidado en un container, es mucho más atractiva que el mural en si mismo?

El documental, esta dividido en dos partes, la primera muestra el encuentro de una sobrina de Natalio Botana y los hijos de Castagnino y Berni -ambos pintores colaboraron en la construcción del mural-, con la casa quinta donde estaba la obra, y que ellos habían conocido de pequeños. El hecho es que de la casa solo queda una torre que supo ser cuidadora de interesantes momentos de las fiestas que allí se celebraban, pero el resto no es más que un terreno baldío. Con ayuda de fotos, y de su propia memoria, los visitantes tratan de re-construir la casa, el documental ayuda con material de archivo, como fotos muy borrosas, clásicos videos familiares y algunos chismes de intelectuales de la época. Esta parte es un poco aburrida, salvo por los chismes, entonces mi mente viajó hasta llegar a esa situación, que mi casa ya no esté... preferiría que nunca llegue ese día o no vivirlo.


La segunda parte muestra la magnífica obra de ingeniería que fue desmontar el mural y guardarlo con sumo cuidado en las cajas de metal, y la artesanal tarea de un grupo de artistas encargados de reconstruirlo en una maqueta a partir de fotos del mismo. Luego viene la simple, pero judicialmente bloqueada, búsqueda de los fragmentos asfixiados.

Recomiendo hacerse un hueco para ir a ver Los próximos pasados, una perfecta descripción del absurdo:

  • de entrada es extraño que un artista como Siqueiros acepte pintar un mural en el subsuelo de una casa quinta de un millonario como Natalio Botana. En realidad esto es lo que menos me importa y lo más simple de explicar -ni muy muy, ni tan tan-; lo fantástico de la historia, que por momentos me hizo dudar de su veracidad, es que bien podría ser eso: una gran historia de ficción.
  • La paradoja que una obra de arte, con toda la chance de haber sido olvidada, sea reconocida fundamental para Latinoamérica, se intente recuperar, se invierta mucho en eso y se pierda de todos modos. Todavía no puedo creer la energía invertida en recuperar el mural, para que termine arruinándose en 4 contenedores al resguardo de la atmósfera.
  • Por último, el valor monetario que la obra ha adquirido en este proceso, podría decir que simultáneamente lo ha perdido, al estar el mural completamente arruinado, pero confío en el mercado del arte y es probable que un fragmento de ese cascote llegue a costar unos buenos pesos.
Lorena Muñoz es una excelente directora y una vez más logra unas imágenes de una belleza absoluta. Ah, el mural no estan feo como mi imaginario lo esperaba.

6 comentarios:

Paterna dijo...

Uy, yo tengo muchas ganas de ir a verla. Dónde la dan? Gaumont? Tita Merello?...
Siqueiros tardó 1 año entero en pintarlo...
En Telenoche Malnatti hizo un informé y ahí muestran con la maqueta de Muñoz cómo era el mural...

cr dijo...

En el Merello con los jubilados y los asientos rotos de la sala 3.

La peli esta muy buena hablan también de la musa inspiradira de Siqueiros y un triángulo amoroso.

Anónimo dijo...

rechelin, finalmente mire 2046. Esteticamente preciosa. Aunque hay algunas cosas de la historia que bien no me cerraron. Despues te cuento en privado a ver si ayudas a mi atrofiado cerebrito. besos.
e

cr dijo...

No sos la única a la que le pasa eso, la peli da muchas vueltas y pierde asi la magia de "Con ánimo de amar". De todos modos me encanta

cr dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
cr dijo...

Lograron abrir los contenedores y parece que no esta tan arruinado http://www.lanacion.com.ar/cultura/
nota.asp?nota_id=929667&origen=premium

2:17 PM