viernes, 9 de febrero de 2007

Así que esto es adios


Hoy estuve todo el día escuchando So this is goodbye de Junior Boys, si bien el disco salió por septiembre u octubre no le había prestado la atención necesaria, quizás porque el clima o mi humor no eran los adecuados. Cómo confiaba en él y es de las pocas cosas nuevas que había escuchado en el año, lo grabé para otras personas y ahí quedó en mi compu, listito para esto: ponerlo una y otra vez, algo que últimamente, no pasa seguido con los discos.

(Cuando digo “cosas nuevas” me refiero, no sólo al año de edición, sino también al sonido. Disco nuevo también es el de Jarvis, y aunque me gusta no agrega nada a lo que yo escucho habitualmente, en cambio estos canadienses, que es probable que a otras personas ya no les agreguen nada, a mí me suenan un poco más interesantes, aunque estoy consciente que el sonido no es novedoso. Es que se dificulta encontrar algo para decir uauuuuuuu.)


Volviendo al disco, se ve que el apreciable descenso de la humedad y la temperatura acondicionaron de maravillas a mi cuerpo para su escucha, el escenario óptimo hubiera sido una playa con brisa de árboles, sombra y no tanta gente, o, simplemente, un predio con pasto y viejos árboles como el botánico.
La delicada mezcla synth pop (donde esta la novedad?) y una voz muy apacible (según cata, es como si cantara el hijo de graciela borges, a mi no me pareció, porque se haber sido así, me hubiera molestado mucho), provoca por momentos que los piecitos descalzos, y con ellos todo el cuerpo, se muevan a un ritmo no muy alocado pero suficiente para transpirar un día de temperatura más elevada. Las canciones más calmas recuerdan ir en busca del trago fresco y ácido que había quedado al pie de un árbol, por causa del baile, para porder observar todo alrededor a través del vidrio, mientras se bebe de a poco. Se puede terminar recostado sobre el pasto viendo el cielo limpio y el sol filtrado por las hojas.
Además de los hits “In the morning” y “This is goodbye”, me gustaron mucho “The equalizer”, “fm” y “Count Souvenirs”, mi preferida. No sé si es un disco de adios, pero sí expresa una extraña melancolía.
Hay muchas cosas de canadá que me gustan, lástima que los que llegan de visita a estos lados son otros.

3 comentarios:

ariello dijo...

ah que bueno hallar eso que nadie ha encontrado,por el tiempo que dure, y ademas de todo disfrutarlo donde uno quiera,recuerdo cuando escuche pulse en vispera de navidad,y recorde a sid barrett flotando en medio de maria y jose..ahh barret es el niño jesus pucha!!

Anónimo dijo...

RECHE NO VAS A COMPETIR EN EL DESAFIO P???????
ec

cr dijo...

La palabra competir la erradiqué de mi vocabulario. seré una outsider y jugaré a adivinar lso autores.

Te gusto este disco, creo qeu te lo grabé?

Ahora voy por Coiffeur, esperemos que no llueva.