jueves, 26 de octubre de 2006

Irresistible



Cuando conocí este lugar tuve que controlarme mucho para no dejarme caer y mezclarme en la poderosa magia de ese agua, por supuesto que semejante tentación caducó ante la (presente) razón que pronosticaba , casi sin duda, un final no muy sano.
Pero a veces se pierde la razón

4 comentarios:

cata dijo...

QUE GUACHA!! hizo exactamente lo que soñe hacer todo el tiempo mientras estaba ahi parada...que maravilla que buen final los felicito post morten a todos los que lo hicieron..

Anónimo dijo...

A mi no me dieron ganas de tirarme por ahi...Ni un poquito. Para sentir vertigo mas vale voy a una montania rusa que se que no me voy a morir (o al menos que es poco probable) y lo disfruto.
Mas me gustaria morirme estrellada en la punta del aconcagua.
O que te mate alguien importante asi salis en el diario. O si no que se vuelva realidad mi suenio mas soniado y que venga una ola de 40000000 metros y me estrelle contra un edificio...Pero eso demandaria un stress pre-mortum grandisimo. Quedas todo tensionado y si alguien te tiene que canibalizar la carne seria muy dura (aunque a esta edad, al verdad ya la carne se estropeo hace rato...). Que lindo "VIVEN"...

Noelia dijo...

Pero que buena manera de suicidarse! Eso es tener estilo hasta el final, jejejee! Yo pense en tirarme cuando estaba ahi, pero no por el vertigo. Es que estaba de luna de miel con me ex-esposo que se enojaba hasta por los animalitos que nos perseguian! Insoportable!

cr dijo...

Pero euge cómo te estrellás en la punta de un aconcagua, lanzándote desde un helicóptero y hay que tener puntería, esto es más de dejarse llevar.
Lo de la ola me da un poco de cosita porque primero te tenés que tragar mucha agua salada.

jajaja Noe, no me digas que le molestaban los coatíes?